LA MISIÓN RAHMA

¿Qué es la Misión Rahma?

La Misión Rahma es un puente de contacto entre civilizaciones extraterrestres y el Ser Humano. Este contacto procura un rescate donde el hombre salva al hombre.

La única fuerza que puede generar una transformación en el hombre y en nuestro mundo es el Amor. Por ello decimos que Rahma es Amar.

La palabra RAHMA significa Sol en la Tierra (RAH = Sol, MA = Tierra), es decir, iluminar, irradiar Luz al planeta.Pues bien, la Misión Rahma procura que el hombre tome conciencia de su misión. El contacto extraterrestre es sólo la voz de alerta, la clave está dentro de nosotros.

La Misión Rahma es una de varias misiones que forman parte de un designio superior. Este designio superior es el Plan Cósmico, la voluntad misma del Profundo Amor de la Conciencia Cósmica (Dios) que abarca todo el Universo, por ello se dice que es Cósmico.

El Plan Cósmico procura que los seres alcancen la Cristificación – la Conciencia de la Esencia – utilizando la FE como herramienta de ascenso evolutivo.

La Misión Rahma es un trabajo de contacto (consigo mismo, con la familia, con el grupo, con la Humanidad, con los Guías, con Dios) en el cual seres espirituales de otros mundos, también denominados “Guías Extraterrestres”, buscan ayudar a la Humanidad, sugiriendo una preparación mediante la cual, a través de un despertar de conciencia, el propio hombre podrá definir su verdadero rol dentro del Plan Cósmico Divino, contribuyendo así a la formación de una Nueva Humanidad.

Los Guías Extraterrestres hacen un llamado de alerta para que aquellos que se identifiquen con dicho mensaje, trabajen en una preparación integral a nivel físico, mental y espiritual, y que a través de una actitud de constancia y disciplina, logren el cambio, proyectándose como verdaderos Soles, irradiando Luz y Amor a la Humanidad.

Así, el hombre, en plena integración con los demás a través del Servicio y del Amor, podrá poner en acción todos esos elementos y formará una Nueva Humanidad en este momento de prueba y cambio.

El por qué de la Misión Rahma

En cada instante de la parte conocida de la historia del hombre, se encuentran momentos de profundas crisis a todo nivel, momentos de relativo equilibrio aunque suspendido por serias contradicciones sociales, momentos de profundas revoluciones espirituales que hacían resurgir la Verdad y posteriores momentos en que esta verdad quedaba cubierta bajo espesas capas de dogmatismos, estructuras formales y tergiversaciones que incluso la convertían en instrumento de dominación social.

Vemos pues que somos parte de una gran cadena de altibajos en la que han predominado mayormente los momentos bajos, caracterizados por la injusticia social, la explotación del hombre por el hombre, la decadencia espiritual, el descontrol, el predominio de los instintos y ambiciones.

Vemos pues, que el hombre, que se ha sentido siempre orgulloso de lo que creía su obra, su “civilización”, esta ahora siendo poseído, dominado y controlado por esta, que día a día lo adormece, dopando e insensibilizando su conciencia a través de mecanismos tan sutilles algunos como burdos y violentos otros.

El hombre, calificado por su sociedad, es cada vez MENOS HUMANO, con una irresponsable e insaciable HAMBRE, hambre de maquinaria reemplazante de hombres, hambre de aparatos complicados que resuelven problemas simples, de instrumentos y vehículos venenosos y contaminantes, muchas veces exclusivos de los que se creen más poderosos porque más poseen, sin saber que son ellos los poseídos, hambre acompañada de una inverosímil indiferencia ante la muerte de millones de seres sub-humanizados que perecen de hambre y sed sobre tierras que no producen porque son tierras muertas, porque otros las han matado con tóxicos y contaminantes; hombres que mueren sobre gigantescas costras de cemento, concreto y asfalto, sin el alimento que pudo darles la tierra que había debajo.

El hombre no está en el Universo solo para subsistir, o para ser hombre a medias, sino para SER él mismo en su plenitud, para aprender a descubrir que es infinito y para emplear este descubrimiento  en su evolución y en la evolución del Cosmos, porque el hombre ha de comprender que está hecho a “Imagen y Semejanza de Dios”,que él también es eterno e ilimitado y que su destino es tomar conciencia de que forma parte de la naturaleza divina de Dios.

Dentro de lo poco que conocemos de la historia del hombre, sabemos que su existencia ha transcurrido constituyendo grandes etapas o ciclos evolutivos. De algunas civilizaciones quedan ciertos rezagos o recuerdos. Sus desapariciones fueron producidas por grandes catástrofes a nivel geológico como social, como es el caso, si aceptamos la aún oculta y oscura historia, de la Gran Civilización Atlante.

Por las huellas que dejaron a su paso por la Tierra, sabemos que hermanos de otras civilizaciones existentes en este y otros sistemas planetarios, participaron en forma directa solo cuando fue indispensable, y en forma indirecta, en muchas otras ocasiones, en la misión de orientara nuestra humanidad y protegerla de la autodestrucción cuando estuvo en peligro, dado que la evolución de todo planeta es un proceso largo y penoso.

Ahora que las señales están dadas y que el hombre tiene el poder suficiente para autodestruirse totalmente, ahora que ese poder que crece día a día amenaza con ser liberado incluso contra voluntad de su orgullo redescubridor, ahora y bajo estas circunstancias en las que cientos de peligros se conjugan para destruir a la humanidad, nuevamente el destino cósmico del hombre dictado por el Amor de Dios se ha manifestado.

Nuestros hermanos del espacio vuelven, como vinieron otras tantas veces a salvaguardar al hombre, al hombre que refleje tanto en sus obras como en su “aura” el amor, la fe, la fuerza positiva de su alma, el hombre que deberá iniciar la Nueva Humanidad, el nuevo gran ciclo vital, fundado esta vez sobre bases más altas, en cumplimiento de la Ley de Evolución, bases que son las que tienen en sus civilizaciones estos hermanos que por amor van a iniciar a los hombres que “solos” se hayan escogido para tan hermosa, sagrada y humana misión.

Nuestros hermanos del espacio no van a hacer por nosotros lo que es nuestro deber. Todos los que sienten la Misión Rahma como fundamento de su vida y de su forma de vivirla, deben asumir la tarea de despertar el mensaje de Amor, armonía y paz que nos han dado los “Guías” y estar dispuestos a entregar sus vidas al cumplimiento de la esencia misma de la Misión: sentir, pensar y actuar en y con la verdad, entregar esa verdad a quienes sinceramente sientan necesitarla y ser ejemplos en todo instante, no por aferrarse a una tabla de salvación que lleva el nombre Rahma, sino simplemente: POR AMOR.

¿Quién es un Rahma?

El Amor es el principal instrumento de trabajo de todos los Rahmas: amarse más, confiar más, ser más positivos, más maduros, menos egoístas.

Pertenecer a Rahma significa aceptar la encomienda de llamar a todas las ovejas que están dispersas por el mundo, para guiar el rebaño. Y para esto se debe estar preparado en todos los aspectos.

El Rahma no puede permanecer inerte buscando satisfacción de sus deseos egoístas, ha dejado de ser un individuo aislado con una mentalidad competitiva y apegada a lo material. No debe dejarse vencer por la flojera y por el ocio, porque esto conlleva hacia el estancamiento y por ende a la no evolución en los otros planos del hombre.

Ha sido escogido porque en su interior existe esa llama o esa luz que le hace buscarse a sí mismo y vivir constantemente en esa búsqueda. El Rahma se encuentra a través del encuentro con sus hermanos. Los Rahmas son parte del cosmos más conscientemente porque han logrado identificarse con el Todo Universal; esa es su identificación con la Misión, porque la Misión viene de Dios mismo, de lo eternamente armónico y equilibrado, de las leyes universales en toda su expresión y magnitud.

Porque Rahma responde a la necesidad misma de la vida cósmica y es la respuesta al desequilibrio de una parte finita del cosmos. Es la Ley que cumple Rahma, nada más que la Gran Ley, la Ley del Equilibrio.

El Rahma ha de llegar al equilibrio perfecto dentro de un mundo en extremo desequilibrado. Los Rahmas alcanzarán la perfección en medio de la imperfección misma. Los Rahmas alcanzarán lo eterno dentro de lo temporal, alcanzarán lo ilimitado e infinito, habiendo sido limitados y finitos. Los Rahmas eran, son y serán eternamente el símbolo de la evolución del hombre terrestre, serán el ejemplo de lo que se logra con el equilibrio.

La Responsabilidad de un Rahma tiene que ver con los hombres que habitarán o poblarán la Tierra en el futuro, y eso tiene una tremenda importancia. Los Rahmas son los sembradores y los recolectores de los frutos del Señor.

Comparte en:
Share

Deja un comentario