La vida es un juego

“NADIE DEBE ELIGIR MI POSICIÓN EN EL JUEGO DE LA VIDA”

Entrevista al Abuelo Suaga Gua Ingativa Neusa

Abuelo, he escuchado cómo las gentes con el ánimo de llamar la atención, hacer ruido o justificar sus actos, se quejan de: gobiernos, abandono por parte de Dios, y su mala suerte; por eso abandonan a sus familias, desprecian a su pareja, culpan a sus guías espirituales y materiales, olvidan las fuentes del conocimiento; vociferan, apedrean con la palabra, con rumores y chismes a quienes, de alguna manera, les han colocado y ayudado a transformar sus vidas para llegar a donde están; y así rompen la común unidad, dividen gentes haciendo trasteos de almas, etc…

Le pregunto ¿qué debemos hacer para cambiar esta forma de pensar; para generar cambios y transformar el mundo?

R- La verdad es que la responsabilidad de cada uno es elegir su propia posición en el juego. Solo hay dos caminos: elegir ser una víctima o ser un verdadero jugador y atreverse a cambiar el juego.

Las víctimas siempre estarán buscando culpables para descargar sus miedos, culpas, resentimientos y dolor; siempre buscarán aliados para refugiarse y no reconocer la carencia de lo que no han sido capaces de hacer. Por lo general, estos personajes se sienten perseguidos por personas, fuerzas y hasta culpan a otros de lo que sienten: realmente esta es la manifestación de querer ser víctima.

Por el contrario, los jugadores no tienen tiempo para distraerse en el juego de la vida y menos con la debilidad de lo humano; ellos analizan y transforman los supuestos y así pueden entrar en acción para cambiar el juego. Como los abuelos nos han dicho: “Cuando llegues a un lugar obsérvalo bien para que cuando partas lo dejes como estaba, incluso mucho mejor”.

P- ¿Cuál ha sido su experiencia en este juego?

R- En mi caminar también he estado triste, confundido, con hambre, en medio de la soledad; abandonado, traicionado, señalado, enjuiciado, muy cansado y enfermo, pero, este es el camino que he elegido y no tengo derecho a quejarme, y si por esto tengo que dar la vida… lo asumiré. Esta es mi misión y compromiso con el Universo, con mi pareja, mi familia, mi comunidad y la humanidad; logrando en el caminar la sabiduría, el conocimiento y la experiencia para escuchar y orientar a otros ¡Esto me hace muy feliz!

P- ¿Renunciaría a su misión?

R- El renunciar a este privilegio que el Universo me ha dado como desiderato para develar, guiar, recomponer vidas, pueblos y naciones es una opción, pero eso no me quita responsabilidad cósmica; al contrario, la situación se me puede agravar en este aprendizaje; por lo que advierto: ¡al que renuncia no se le exime de responsabilidad!, recuerda que todo tiene un costo y es clara la ordenanza vital: “En la vida debemos asumir un costo por hacer lo que no debemos hacer, por dejar de hacer lo que sí debemos hacer y por las palabras que digamos”.

P- ¿Qué recomienda para ser un jugador y transformar el juego del mundo moderno?

R- Tienes que aprender a asumir los costos que genera tu pensar, tu sentir y tu hacer en la labor espiritual, emocional y física. Debes dejar que cada uno aprenda lo que tiene que aprender. El problema es que estás distraído y disperso. Edúcate como un verdaderoJugador Ser (seas hombre o mujer) o, el Gran Ordenador del Universo, aquí y ahora, seguramente te pasará la cuenta de cobro por no ser capaz de asumir tu propia realidad y circunstancia. Sabes bien que eres responsable de lo que atraes o eliges; camina sin afectar ni ser afectado ¡NADIE DEBE ELIGIR TU POSICIÓN EN ESTE JUEGO¡ El que juegues a ser víctima no logrará transformar nada y perderás siempre tu tiempo, pero si eliges ser un jugador transformador de su vida y ser guía para otros, gozarás de los privilegios de las leyes vitales naturales: el bienestar, la prosperidad y la abundancia.

P- ¿Cómo debo caminar sin afectar ni ser afectado?

R- Debes recordar con agradecimiento los encuentros con la palabra y el conocimiento, honrar a esos guías, porque al fin y al cabo ya eres parte de ellos por la recepción del saber; con ellos, sea el que fuere, así no estés de acuerdo por asuntos personales, ya tienes un tejido en tu vida. De nada sirve el liderazgo individual si el líder no genera conversaciones y acciones distintas para realizar la transformación en sí mismo y ser un apoyo y ejemplo para los demás. La misión de los ancianos es hacer un acompañamiento desde el espíritu y lo humano; el deber de los aprendices y sabedores es el de transferir sus aprendizajes, de tal manera que sean un ejemplo para sus parejas, sus familias, su comunidad y la humanidad.

P- ¿Es necesario seguir a un abuelo para lograr la transformación?

R- Que un guía o abuelo aparezca o no en tu vida, no será tu solución; él te dejará en una condición favorable para que seas dedicado e impecable, y te hagas responsable de lo que pones en tu palabra y compromisos. No creas que ellos no han tenido que realizar súper esfuerzos y asumir costos para llegar a ese nivel de compromiso con las gentes, sin quejarse ni reclamar a otros lo que ellos deben asumir por el compromiso adquirido al iniciar el camino de aprendizaje espiritual.

P- ¿Cómo aprendiz qué debo hacer para mi caminar?

R- Recuerda siempre de dónde viene tu linaje espiritual y físico. Apóyate en los que creen en ti y te aman, no los abandones ni los defraudes o traiciones, ni los cargues de impresiones negativas por estar jugando a ser víctima. Mantén limpia la palabra que te fue entregada, construye y transforma tu vida para beneficio de la Gran Causa del Padre y de la Madre ¡Sé feliz! -dicen los abuelos- practicando la ley vital: “No juzgues, no te justifiques y no te enojes”. Hazlo permanentemente.

El guía o abuelo siempre estará laborando con todo lo que le sea posible para sostener tu proceso de vida como aprendiz; para él, lo agradable de la vida, es que la semilla se está regando y muchos de los que reciben su palabra ya están dando frutos… La responsabilidad de ellos está en la difusión de la palabra recibida.

Revisa si como aprendiz has logrado desarrollar la palabra para ser un sabedor o, si por el contrario, te estás endeudando con el Cosmos por hacer cosas que están en contra de un desarrollo natural y por estar quejándote de la posición que asumiste en este juego “¡Quién dijo que esto era fácil!”.

Por último, quiero recomendar a cada uno: “Esfuérzate por ser feliz y haz la labor que se te ha encomendado”.

“Cuantas más vidas toques con tu vida y las armonices, ellas blindarán tu camino con la ayuda de Madre y Padre Dios, dándote felicidad y respondiendo a tu búsqueda.”-SIN

Se despidió el anciano diciendo: “¡Te amo!”

Si crees que este escrito amerita un comentario te invito hacerlo aqui y ahora.

Buen camino.

 

Comparte en:
Share

Deja un comentario