Los Siete Chakras Planetarios y Las Siete Leyes Universales

El Rol de Cada País según nuestro país de nacimiento

Por Fernando Budes

Como misioneros, hemos nacido en esta presente encarnación en un lugar determinado de nuestro Planeta.

Esto ha sido determinado por los Señores del Karma que son quienes han programado nuestra presente encarnación en base a un cronograma de lecciones y aprendizajes de vida, donde todo lo que hemos vivido hasta la fecha y todo lo que viviremos de ahora en adelante está íntimamente relacionado con ese cronograma. Pero siempre con un margen de actuación, ya que como existe el libre albedrío, somos capaces siempre de elegir a cada momento entre las distintas opciones que se nos presentan.

Se programó el nacer en determinada familia, las relaciones humanas y los vínculos más estrechos o más lejanos en base a nuestras elecciones y en base a nuestro momento evolutivo.

Antes de encarnar estuvimos también en Planetas y bases de la Confederación, así como en Academias de Guías, ultimando los detalles de nuestro despertar a la Misión en la presente encarnación y nuestro programa de contactos. También estaba previsto que al encarnar en determinado lugar del planeta nos reencontráramos con espíritus afines, así como también, que reencarnáramos en determinado colectivo de espíritus que iban a ser nuestro mejor entorno para aprender las lecciones más importantes en esta vida.

Y todas las lecciones estaban directamente relacionadas con el Amor en toda su dimensión y con nuestro proceso evolutivo.

No es casualidad que cada uno de nosotros hayamos encarnado en determinados países del mundo o que hayamos visitado y hasta vivido en otros tantos, así como tampoco es casualidad que nos hayamos relacionado de una u otra forma con tales o cuales personas de determinados países y ciudades y que aún hoy lo hagamos.

Todo tiene un por qué y sobre todo un para qué. Es por ello que vamos a desarrollar estos conceptos e ideas que todas tienen un hilo conductor y se irán enriqueciendo con las informaciones que nos han dado los Guías y Maestros.

 LOS CHAKRAS PLANETARIOS

Y LOS ROLES DE CADA PAÍS

Extracto comunic. del 31-10-02 – Sixto Paz

“…Para entender esto de los roles, imagínense que vuestro mundo va de la Antártida a el Ártico, al revés de cómo se ve en vuestros mapas.

La Antártida correspondería al chakra de la Coronilla, al color violeta de la trasmutación, el cambio, la alquimia, el misticismo, la magia y la fe; allí se guarda el secreto y misterio de la Lemuria, que encierra también nuestros fallos (de los Oriones y Pleyadianos) como Guardianes de Mundos.

Este centro mantiene la forma de la Flor de Loto, que tiene que ser desenterrada del fango y del hielo. La trascendencia de la humanidad depende de este centro que está dormido y que deberá ser despertado, para restablecer la conexión definitiva.

El sexto centro es Chile y la Patagonia, que incluye el sur de la Argentina. A éste chakra le corresponde la estrella del equilibrio, la mente y la espiritualidad.

El quinto centro es el poder de la palabra mágica y la creatividad, se encuentra compartido entre la mitad superior de la Argentina, y todo Bolivia y Paraguay. De allí saldrá mucha información, acompañado de palabras de poder. 

El cuarto centro está repartido entre Uruguay, el sur de Brasil y el Perú. Es el corazón, la cruz del positivismo, es el amor y la sanación del planeta. Son las puertas que se abren a otros tiempos y espacios para que fluya el conocimiento del amor en su expresión suprema. 

El tercer centro que corresponde al Plexo Solar, es el de la sabiduría y el conocimiento; es la mente lúcida y la sintonía, y concierne a la integración en la unidad del círculo. Este centro está entre el norte de Brasil, Ecuador y Colombia, con sus correspondientes centros Intraterrenos.

El segundo centro es el de la voluntad, abarca a los países centroamericanos incluyendo a México y al Caribe, los cuales tendrán que aportar personalidad y voluntad al momento presente orientándolas hacia lo espiritual. 

El primer centro es del amor y las pasiones, que tienen que ser conocidas, conquistadas, dominadas y trasmutadas, correspondiendo a Estados Unidos y Canadá…”

OXALC (31-10-02, Olmué – Chile)

Como sabemos, al Chakra de la Coronilla – o Chakra coronario – le corresponde la Ley de Mentalismo que nos dice que “Todo es mente”. “Uno Crea lo que cree”.

Al Chakra del Entrecejo le corresponde la Ley de Correspondencia: “Como es arriba es abajo”, “como es adentro es afuera”.

Al Chakra Laríngeo le corresponde la Ley o Principio de Vibración: “Todo vibra”

Al Chakra del Corazón le corresponde el Principio de Polaridad o Ley de Pares Opuestos: “A toda fuerza se le opone una igual y contraria de la misma intensidad”

Al Chakra del Plexo Solar le corresponde la Ley del Ritmo: “Todo va y viene, todo tiene sus períodos de avance y de retroceso”

Al Chakra umbilical o sexual, le corresponde la Ley de Causa y Efecto: “Todo efecto tiene una causa, toda causa genera un efecto”. También es conocida como la Ley del Karma.

Finalmente al Chakra Raíz le corresponde el Principio o Ley de Generación: “Todo tiene su principio masculino y femenino”.

Entendiendo como cada Ley actúa en relación armónica con cada Chakra, podemos entonces entender como cada uno de nosotros estamos directamente relacionados Chakra a Chakra con cada ley en cuestión.

Así como esto aplica a nivel individual y personal y todas las leyes nos modulan a cada momento y cada día de nuestras vidas, así también debemos ver a nivel mundial y colectivo como las leyes determinan los roles que debemos cumplir unos con otros en armonía. Unos con otros en los diferentes grupos de cada país y ciudad y entre los países que estamos total o parcialmente formando parte de cada Chakra planetario.

Así por ejemplo:

“…El cuarto centro está repartido entre Uruguay, el sur de Brasil y el Perú. Es el corazón, la cruz del positivismo, es el amor y la sanación del planeta. Son las puertas que se abren a otros tiempos y espacios para que fluya el conocimiento del amor en su expresión suprema…”

 

A su vez el Cuarto Centro (o Chakra) está gobernado por el Principio de Polaridad, lo que nos sugiere que debemos “polarizar” toda situación con Amor.

Esto mismo nos dice Evolución Camino al Infinito. Como parte de la Alquimia Mental, debemos Polarizar poniendo Amor allí donde exista odio y maldad.

Otra tarea que tenemos aquellos hermanos en Misión que vivimos y que estamos trabajando en grupo en los países del Chakra del Corazón – Uruguay, Perú y en el Sur de Brasil – es establecer el equilibrio entre los tres chakras inferiores y los tres chakras superiores planetarios. Esto lo logramos también a través del Amor, a través de la labor de irradiación y sanación.

Este es un dato fundamental, ya que tanto en la irradiación, como en la sanación, el chakra cardíaco juega un papel muy importante. Bien es sabido en el ámbito de los sanadores y terapeutas holísticos que el chakra más empleado en sanación es justamente el chakra cardíaco, al que le corresponde por otra parte la energía verde esmeralda brillante.

Y la función de la energía verde brillante es sanadora por excelencia, es equilibradora. Cuanto más abierto el chakra cardíaco, más efectivos somos en la labor de sanación.

Un dato no menor a tener en cuenta es que es justamente en este chakra que nosotros integramos los cristales de cesio al recibirlos. Esto potencia la apertura del Chakra cardíaco al activarse los cristales de cesio cuando canalizamos la energía violeta, blanca, azul, etc y la concentramos en nuestro pecho, para después canalizarla a través de los cristales y del centro cardíaco en conjunto, en cada cadena de irradiación o en cada cadena de Sanación.

Así polarizamos día a día, cada vez que utilizamos los conocimientos que aprendimos en los grupos y también cada vez que utilizamos los Cristales de cesio, herramientas que nos han brindado los guías como iniciaciones, para iniciar la acción de irradiación constante al planeta y a la Humanidad.

Así transmutamos todo mal: polarizando con Amor. Esto es por demás importante porque al hacerlo, también estamos en consonancia con el significado de la cruz de lados iguales o símbolo de +: La victoria de lo espiritual sobre lo material espiritualizando la materia.

Al respecto, podemos entender mucho mejor estos conceptos cuando comprendemos lo siguiente: Somos seres Multidimensionales que fuimos creados para conectarnos con todos los planos y con todas las dimensiones. En particular y refiriéndonos al Universo Material, nos conectamos con él a través de los Siete Chakras, al que se le vinculan siete energías diferentes, siete notas musicales, siete leyes universales.

Cada chakra actúa en siete niveles de conciencia. El despertar total de todos los chakras traería aparejado el despertar total de la conciencia en el Ser Humano y la activación de las 49 zonas de la conciencia humana (Siete planos de conciencia activos y los siete chakras completamente abiertos; 7×7=49).

Por otra parte debemos mencionar que en relación a los Siete primeros cuerpos que se relacionan con los Siete Chakras ubicados en nuestro Cuerpo Humano, existe una relación entre los tres más densos y los cuatro más sutiles.

Los tres más densos (Cuerpo Físico, Cuerpo Astral y Cuerpo Mental Inferior) se corresponden con el Ego Inferior, de característica material. Estos cuerpos son temporales y al final de cada vida al morir el Cuerpo Físico luego muere el Cuerpo Astral (tres días después) y el Cuerpo Mental Inferior.

El Chakra Raíz está relacionado al Cuerpo Físico, a la supervivencia, al amor al planeta, a la familia. El Chakra umbilical o Sexual, está relacionado al Cuerpo Astral, el que se corresponde con las emociones y los deseos, el Chakra del Plexo Solar a su vez se relaciona con nuestro Carácter, temperamento y personalidad. Aquí también se “alojan” los pensamientos negativos.

Estos tres Cuerpos y Chakras relacionados entre sí son temporales y con ellos debemos de trabajar mucho durante nuestra vida, sobre todo cuando tomamos conciencia de ellos y de lo que implican en nuestras vidas los aspectos mundanos relacionados con los miedos, las emociones, los deseos, el carácter, el temperamento, la personalidad y los pensamientos, todos ellos en sus aspectos negativos. Esta es la real transformación y las leyes que rigen estos chakras y cuerpos son nuestros aliados en este gran proceso de transformación interior (Principio de Generación, Ley de Causa y Efecto y Ley del Ritmo).

Paralelamente, el Chakra Cardíaco nos conecta con nuestro Cuerpo Mental Superior, que a su vez nos conecta en meditación con nuestro Maestro Interior, el Chakra Laríngeo, nos conecta con nuestra Alma, el Chakra Frontal con nuestro Espíritu y el Chakra Coronario con la Conciencia de nuestra Esencia.

Estos cuatro Cuerpos (Mental Superior, Alma, Espíritu y Esencia) y sus correspondientes cuatro Chakras (Cardíaco, Laríngeo, Frontal y Coronario) son atemporales o eternos. Es nuestra parte inmortal dentro de este mundo mortal. Al Ser cuatro cuerpos inmortales y tres cuerpos mortales, podemos decir que somos más inmortales que mortales. Esto convierte a nuestras vidas en trascendentes.

La gran labor que tenemos quienes vivimos y desarrollamos nuestra Misión Personal y Colectiva dentro de los grupos, ciudades y países del Chakra del Corazón planetario es conectar con nuestro Maestro Interno en Meditación.

Es él quien tiene todas las respuestas, nuestra primera guía para transitar el maravilloso pero a la vez insondable Universo Interior, sabiendo que dentro de nosotros no solo se encuentra representado todo el Universo sino que también, es nuestro Maestro Interno quien nos irá guiando paso a paso y cuando sea el momento hacia el contacto con nuestra Alma y luego, con el tiempo, podremos ir accediendo a las dimensiones superiores del Espíritu y de nuestra Esencia de Amor.

Sin embargo, para vivenciar físicamente esta realidad Esencial, tenemos en nuestro Chakra Cardíaco a nuestro Corazón físico, que es la materialización del Universo Espiritual.

La propuesta es trascender todo lo que nos ata a nuestro Ego (Ego Inferior) y transformar los aspectos negativos e inferiores relacionados a nuestra dualidad, a programas mentales inconscientes y también a través de estos programas a emociones negativas que distorsionan la manifestación del Amor verdadero e Incondicional.

El equilibrio está dado a través de dos procesos en paralelo: Centrados en nuestro Corazón, con la ayuda de nuestro Maestro Interno en meditación, ir “descubriendo”  los aspectos internos negativos a transformar y hacerlo utilizando las leyes universales que los rigen.

En el caso del Ego Inferior, las leyes que serán claves para nuestro trabajo de transformación son las del Ritmo y la de Causa y Efecto, las que sumadas a las del Principio de Generación, nos recuerda que todo tiene su aspecto masculino y femenino, así también Dios.

Y es en la conexión Cielo-Tierra que podemos empezar a trabajar esta primera Ley. La Madre Tierra como el aspecto femenino de Dios y nuestro Sol y aún el Sol Central de la Galaxia representando el aspecto masculino de Dios. Nuestra conexión con la Madre Tierra, con la Naturaleza al estar en su presencia, nos permite ir equilibrando las energías masculinas y femeninas de Dios, presentes cada día de nuestras vidas.

Solo el tomar conciencia en respiración y en canalización de Energías, nos permite ir adentrándonos en el contacto con la Madre Tierra, con los Cuatro Elementos y con sus elementales y por resonancia, estas energías irán armonizando los cuatro elementos que están presentes en nosotros.

Así vamos tomando conciencia de nuestro Planeta, de las energías sutiles que lo gobiernan y de cómo los elementos presentes en la Naturaleza también están presentes en nosotros. Por Ley de correspondencia podemos establecer asociaciones y relaciones entre nosotros y el Planeta, entre cada chakra en nosotros y cada chakra en el Planeta y si estamos en armonía o no esto se verá manifestado en uno u otro lado, en nosotros o en el Planeta.

Sin dudas, las poderosas energías que desde el año 1992 han comenzado a influenciar tremendamente al Planeta y a toda la Humanidad, han producido desequilibrios marcados en el Planeta por parte de grandes movimientos energéticos en los distintos elementos de la Naturaleza, marcando un desequilibrio en sus elementales.

Demasiada energía proveniente del aspecto masculino de Dios influenciando en el Planeta – aspecto femenino de Dios – ha creado un desequilibrio en el Chakra Raíz planetario y por correspondencia un desequilibrio en nuestro chakra raíz, saliendo a la luz en el ser humano las pasiones desbocadas, las emociones, deseos y pensamientos negativos se han visto influenciados por el desequilibrio energético de nuestros Chakras raíces, lo que ha llevado a desequilibrar también a los chakras umbilical y plexo solar.

Esta realidad se ha materializado en la violencia de nuestras sociedades, en la intolerancia, la impaciencia, las emociones desbordadas han llevado a que nuestros temperamentos estén influenciados por energías del elemento fuego tales como la ira, los enojos, las broncas, la impulsividad en nuestros caracteres y temperamentos ha llevado a desequilibrios provocando un aumento de la violencia física y verbal en la población mundial. Esto es pan de cada día. Basta ver los informativos para enterarse de todo.

Por ello es de vital importancia centrarnos en el corazón, meditando en silencio, buscando en introspección las respuestas a toda esta situación. Y con las respuestas aparecen las soluciones, que devolverán con la práctica el equilibrio perdido, sanando a través de la transformación y transmutación mental y emocional todos aquellos aspectos no resueltos en nosotros mismos.

He aquí la importancia del Chakra del Corazón: La victoria espiritual se logra cuando polarizamos en Amor Incondicional todos los aspectos negativos en nosotros mismos, a nivel astral y mental correspondientes a nuestro Ego Inferior y cuando producto de nuestro trabajo y contacto interior, descubrimos las raíces, las causas que los generan.

En la medida que las descubrimos y las transformamos, a través de la Alquimia Mental, vamos dejando espacio para la manifestación del verdadero Amor, cada vez con menos distorsión y cada día más puro. Al lograr sentir en nosotros ese Amor verdadero cada vez menos distorsionado y por lo tanto más puro, el trabajo de polarización se acelera y se logran más rápido los objetivos propuestos.

Así cambiamos el ritmo de nuestro proceso de transformación interior y por Causa y Efecto, luego de un tiempo, logramos equilibrar los aspectos femeninos y masculinos de Dios en nosotros, pudiendo sentirlo y vivirlo, verlo manifestado en nuestras vidas y por correspondencia, en el propio Planeta.

En todo lo dicho hasta ahora, se ha desarrollado el Rol de aquellos seres que vivimos en el Chakra del Corazón Planetario, según he meditado, reflexionado, intuido, visto, recibido y confirmado, así como he discernido al respecto en mi proceso de contacto interior.

La labor no es poca y no está exenta de que cometamos errores y de períodos de avance y de retroceso, pero centrados en el corazón y realizando la alquimia mental necesaria así como la labor de Polarización por Amor, podremos en unión a nuestro Maestro Interior obtener las respuestas para allanar nuestro camino lo suficiente. Así todo fluirá y el proceso irá transformándonos por dentro y transformando nuestro entorno por fuera.

Hasta aquí, la labor que los que hemos nacido en el Chakra del Corazón Planetario tenemos.

En base a las correspondencias entre los chakras planetarios y los chakras humanos, podemos inferir que hay a su vez leyes que tienen más injerencia en el día a día de cada hermano, teniendo en cuenta también las características que gobiernan a cada chakra y en meditación diaria, se puede ser consciente de qué leyes están en armonía o no en su diario vivir.

La presencia de los hermanos nacidos en distintos chakras planetarios en distintos lugares del mundo obedece a labores especificas en esos lugares relacionados con sus Roles como Misioneros, pero también en armonía y correspondencia con la vibración del chakra al que pertenecen y con la ley que lo rige.

Comparte en:
Share

Deja un comentario