PADRE, en tus manos pongo mi vida

Amado Arcángel Rafael, médico del cielo…

Yo, (escribe tu nombre), te pido que me ayudes a canalizar la energía sanadora que hay en mi interior, a usarla conscientemente y a llevarla a cada órgano de mi cuerpo, a cada célula, a cada lugar que necesite sanación, en todos mis planos de existencias, en todos mis cuerpos ya sea físicos, espirituales, emocionales o mentales, ya sean de vidas pasadas como en el presente, que se reprograme ahora la luz sanadora de la que soy portador/a.

Ayúdame a llevar la sanación a cada ser que lo necesite, a cada lugar donde sea requerido, que se manifieste en todo momento esta luz de sanación y esperanza, de fe y amor.

Que así sea, así es, gracias, gracias, gracias.

Comparte en:
Share

Deja un comentario